Mano

 

La llave en su mano

El LECTOR BIOMÉTRICO DE MANO es un dis­po­si­tivo de iden­ti­fi­ca­ción bio­mé­trica el cual uti­liza la ima­gen tri­di­men­sio­nal de la mano para ve­ri­fi­car la iden­ti­dad única de un su­jeto.

El lec­tor bio­mé­trico de mano es re­la­ti­va­mente pe­queño, sen­ci­llo de uti­li­zar y sin pie­zas en mo­vi­miento. Una cá­mara de ra­yos in­fra­rro­jos y un sis­tema óp­tico cap­tu­ran el pa­trón en tres di­men­sio­nes de la mano. A par­tir de aquí, un mi­cro­pro­ce­sa­dor ex­tra­pola las ca­rac­te­rís­ti­cas discriminantes.

Durante el pro­ceso de “alta” de un nuevo usua­rio el equipo pide tres ve­ces con­se­cu­ti­vas el po­si­cio­na­miento de la mano. Con es­tas tres me­di­das se forma una me­dia la cual se ar­chiva en la me­mo­ria (del lec­tor si se está tra­ba­jando de forma off-line y del or­de­na­dor si es­ta­mos tra­ba­jando de forma on-line).

imagen mano

Imagen Mano

Para rea­li­zar un ac­ceso el usua­rio ten­drá que in­tro­du­cir un có­digo per­so­nal (o bien pa­sar una tar­jeta de banda mag­né­tica, de pro­xi­mi­dad o chip por el lec­tor anexo) y des­pués co­lo­car la mano para ve­ri­fi­car su iden­ti­dad.
Al LECTOR BIOMÉTRICO DE MANO no le afecta que las ma­nos es­tén su­cias, man­cha­das con grasa o mo­ja­das. Tampoco in­ter­fie­ren en la lec­tura los ani­llos, la tem­pe­ra­tura o la hu­me­dad.
Es el único sis­tema bio­mé­trico que en cada nuevo re­co­no­ci­miento ac­tua­liza el per­fil de la mano; es de­cir, que si una mano ha su­frido una pe­queña al­te­ra­ción, como puede ser una hin­cha­zón mo­ti­vada por el ca­lor o una ci­ca­triz, el lec­tor com­prueba que se trata de la misma mano y ac­tua­liza el pa­trón que tiene ar­chi­vado en memoria.

El LECTOR BIOMÉTRICO DE MANO tiene la me­jor tasa de se­gu­ri­dad, se­gún test rea­li­zado por el Sandia National Laboratories.

Tanto los tests rea­li­za­dos por em­pre­sas in­de­pen­dien­tes como los efec­tua­dos por la em­presa fa­bri­cante RECOGNITION SYSTEMS de­mues­tran que la geo­me­tría tri­di­men­sio­nal de la mano es una de las me­jo­res op­cio­nes biométricas.

.

El LECTOR BIOMÉTRICO DE MANO se des­taca en­tre los sis­te­mas bio­mé­tri­cos como un lí­der claro por ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­miento de da­tos, por fa­ci­li­dad de in­te­gra­ción, por ve­lo­ci­dad y por costo.

La ve­lo­ci­dad de ac­ceso es de apro­xi­ma­da­mente de 15 usuarios/minuto, mien­tras que el tiempo del pro­ceso de ins­crip­ción o de “alta” no pre­cisa más de 60 segundos.

Otro de los as­pec­tos más im­por­tan­tes de este lec­tor es que cada per­fil de me­mo­ria sólo pre­cisa de 9 by­tes.

Este dis­po­si­tivo se puede com­bi­nar con otros ti­pos de lec­to­res: banda mag­né­tica, chip in­te­li­gente, có­digo de ba­rras y proximidad.

También puede co­nec­tarse a una red o a un PC y uti­li­zar soft­ware para ar­chi­var y con­tro­lar to­dos los da­tos de las transac­cio­nes y ser tra­ta­dos posteriormente.

La ex­trema fia­bi­li­dad y la gran fa­ci­li­dad de uso lo con­vier­ten en el equipo ideal para in­nu­me­ra­bles apli­ca­cio­nes, como por ejemplo:

  • Acceso a zo­nas de seguridad
  • Control de presencias
  • Gestión Multifuncional de es­clu­sas de seguridad
  • Acceso a los ter­mi­na­les para transacciones
  • Acceso y Gestión ar­chi­vos automáticos
  • Gestión y coor­di­na­ción de ins­ta­la­cio­nes de alar­mas y anti-intrusión